• Rocío Campuzano

¿EL TRAJE DEJÓ DE SER LA VESTIMENTA POR EXCELENCIA EN EL ÁMBITO LABORAL?

Antes del Covid-19 se observó una tendencia a relajar los códigos de vestimenta, los hombres empezaron a usar ropa más informal y la corbata fue perdiendo terreno. Con la pandemia se ha privilegiado la comodidad y abandonado la formalidad, al menos por algún tiempo. Dado que hay menos razones para ponerse un traje, los zapatos de vestir tampoco se venden, así que las empresas que se dedicaban a la producción de trajes planean ofrecer un surtido informal de negocios que se adapte a las necesidades actuales.

El traje clásico ha sido un símbolo de la elegancia masculina porque ayuda a comunicar mensajes de poder, refinamiento y autoridad. Ello se debe a que la vestimenta sirve como un medio de comunicación no verbal que apoya el rol que desempeñamos y, lo más importante, estimula la mente de otros para influir en su comportamiento.



La ropa es un lenguaje que nos da información sobre quien la porta y el mensaje que quiere enviar a través de su indumentaria. Es difícil conocer a golpe de vista la esencia de una persona, pero sí podemos imaginar cómo puede ser una persona a través de su vestimenta. Comprar por comprar no tiene sentido, te invito a considerar tus prendas como un medio de comunicación para estimular la mente de los demás e influir en su comportamiento hacia ti.


¿El traje dejó de ser la vestimenta por excelencia en el ámbito laboral? ¿Tú qué opinas?

 

© IMAGEN QUE GENERA VALOR